Nanimarquina fue fundada por Nani en 1987 con un único deseo: “Quería diseñar alfombras visualmente sorprendentes que la gente disfrutara”.

Entonces no existían alfombras contemporáneas en España, únicamente habían alfombras tradicionales. La idea de transformar la alfombra clásica en un elemento contemporáneo contó con una buena acogida de las primeras piezas y rápidamente se compartió el proyecto con otros diseñadores, referentes de la escena del diseño español de los años 80.